fbpx

Noticias

No todo es sol y playa_ los 10 pueblos de montaña más bonitos de España

No todo es sol y playa: los 10 pueblos de montaña más bonitos de España

No todo es sol y playa: los 10 pueblos de montaña más bonitos de España

A lo largo y ancho del territorio español es posible disfrutar de un sinfín de contrastes geográficos: poco tiene que ver la montaña pirenaica con la Serranía de Ronda

Hace ya varias décadas, España era conocida entre los turistas extranjeros como un destino de sol y playa, debido al excelente clima del país y a sus más de 8.000 kilómetros de costa. Hoy, este tipo de turismo ha dejado paso también a otros como el turismo cultural (no en vano España es uno de los países con mayor número de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad) e incluso el turismo natural en busca de paisajes montañosos.

A lo largo y ancho del territorio español es posible disfrutar de un sinfín de contrastes geográficos: poco tiene que ver la montaña pirenaica con la Serranía de Ronda. Para ayudar en la difícil tarea de elegir destino de la mano de Civitatis hemos preparado un listado con los pueblos de montaña más bonitos de España.

Candelario (Salamanca)

Candelario se encuentra enclavado a más de 1.100 metros de altura, en plena comarca de la Sierra de Béjar. Sus callejuelas empedradas y su arquitectura son el testigo mudo de cómo este municipio se ha preparado durante siglos para las grandes nevadas de la zona. Además, su casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975, alberga la ermita del siglo XVIII en honor al Cristo del Refugio.

Ronda (Málaga)

Abruptos precipicios y un casco histórico envidiable hacen de Ronda uno de los pueblos de montaña más bonitos de España. Tierra de visigodos, musulmanes y romanos, esta preciosa localidad en la provincia de Málaga no deja indiferente a nadie.

Sus atractivos principales son su imponente Plaza de Toros, las murallas y puertas árabes y el célebre Puente Nuevo, un titán de casi cien metros metros atravesado por el río Guadalevín.

Illueca (Zaragoza)

Este pequeño pueblo del sistema Ibérico está erigido entre la sierra de la Virgen y la de Camamila. A pesar de que más de 300 kilómetros los separan, Illueca está íntimamente relacionada con el municipio costero de Peñíscola. El mismísimo Juan Martínez de Luna nació en Illueca, y prueba de ello es el imponente Castillo del Papa Luna que se erige en lo alto de la población, una construcción que data del siglo XIV en la que destaca la mampostería y el ladrillo.

Cudillero (Asturias)

Este poblado une montaña con mar y posee uno de los puertos pesqueros más importantes e históricos del mar Cantábrico. No es de extrañar que esté presente en esta lista de los pueblos de montaña más bonitos de España.

Todo el que visita Cudillero se queda embelesado con los colores de las casas colgantes del Anfiteatro y su contraste con el escarpado terreno de la zona.

Lanjarón (Granada)

La Alpujarra Granadina es una comarca montañosa de la provincia de Granada y en ella se encuentra el famoso pueblo de Lanjarón, asentado en pleno Parque Nacional de Sierra Nevada. Caminando por el entramado de calles encaladas y macetas de colores es posible divisar, entre muchos otros atractivos, una fortaleza árabe del siglo XII.

La Huetre (Cáceres)

No muy lejos de la frontera con Castilla y León, se encuentra La Huetre. Esta alquería de Extremadura perteneciente a Las Hurdes Altas está rodeada de gigantescas montañas que tiñen de blanco sus picos en invierno.

Alquézar (Huesca)

Localizado en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara se alza el municipio de Alquézar. Esta villa está coronada por un alcázar y una colegiata que culminan en lo alto de un risco. En el interior de bastión se pueden ver unos capiteles románicos realmente únicos. Por otra parte, el cañón del río Vero que rodea a la población crea una postal de cine que maravilla a propios y extraños.

Tahull (Lérida)

Tahull, perteneciente al Pirineo leridano, permite disfrutar de una visión privilegiada de las enormes laderas de las montañas del valle de Bohí simplemente alzando la vista. Además, es un destino ideal para los amantes del románico. Las iglesias de San Clemente y Santa María son las que mueven el turismo hasta allí. Ambas son Patrimonio de la Humanidad y su interior atesora la pintura del Ábside de San Clemente de Tahull.

 

Loading...